Aún en las circunstancias en las que nos encontramos, confinados, podemos disfrutar espectáculos como la «superluna». Ayer se dio este fenómeno causado por el acercamiento, temporal en su recorrido orbital, del satélite a la Tierra, dicen, por última vez en todo el año 2020.

En dos sesiones, una el día 6 por la noche y otra ayer día 7 por la noche, tomé multitud de fotos, como la de cabecera, y grabé el vídeo que podéis ver más arriba que, por alguna razón que aún no me ha explicado YouTube, sólo se puede ver a 360p, cuando lo grabé a 1080p. El vídeo es concretamente de ayer por la noche, sobre las 0:30 ya del día 8. No es de la mejor calidad, pero para poder compartirlo aquí está bastante bien.

La luna siempre me ha parecido que tiene un atractivo inevitable, hablo de ella en numerosas entradas. Tiene un potencial poético y en general literario enorme.

En ocasiones, mirando la naturaleza, y cómo es ajena a lo que le está ocurriendo a la humanidad, le doy aún mayor grandeza. Todo lo que vemos, los campos, las montañas, la luna, los cielos… nos hace ver lo pequeños que somos en cuanto a existencia se refiere. Todo ello permanecerá, pero nosotros no lo haremos.

Deja un comentario