La utilidad del teléfono móvil

Un día cualquiera, esperando a alguien, revisas la agenda de tu teléfono. Piensas: "¿quién leches es este Fulanito?". Es un contacto que hacía años que no utilizabas, pero las tarjetas SIM pueden almacenar cosas insospechadas.
 
"Ah! ya recuerdo … … … … le voy a dar un toque."
 
Piiiii…piiii…piiii……..
– ¿Diga?
– ¡Fulanito!…soy Nacho…¿qué tal, tronco?
– ¿Que eres quién?
– Nacho, Vicente…
– Coooooñoooo, pero ¿qué es de tu vida?…la madre que te parió…pero ¡¡¿dónde andas?!! ¿cómo es que llamas?
 
Si no habéis hecho nunca limpieza en vuestra tarjeta SIM, hacedla. Recodaréis momentos determinados, como el que escucha una canción que trae imágenes de una noche de sábado de hace 5 años.
Es posible que la persona a la que llamé piense que la llamé sin querer, pero la verdad es que lo hice porque me trajo recuerdos por un ratito y creí que le gustaría. No sé si volveré a hablar con él o si me devolverá la llamada para vernos en Navidad, como dijo, pero esa media hora vale el riesgo de pecar de zumbado por contactar con alguien que no hablas desde que existe la fregona, prácticamente.
 
Para mí, media hora de evasión ya es mucho.

Y ahora el Boss

Y después de un buen concierto punk viene otro de rock. Mañana, si todo va bien, estaremos escuchando al Boss (Brus Esprinstin pa los profanos) en el Palacio de lo Deportes a partir de eso de las 21h.
 
Aún recuerdo el último concierto en La Peineta allá por Mayo de 2003. Era el primer concierto de Bruce al que iba, y no defraudó, sobre todo porque, a parte de que sus canciones suenan mejor que en el CD-Vinilo-Cassette, porque anima como un chaval de 20 años. Es impresionante. Luego, de entre sus secuaces hay que destacar a Clarence Clemons, el percusionista y saxo de 4 metros de altura de la E-Street Band. No hace falta pantalla alguna para verle desde cualquier punto del recinto o Madrid.
 
No voy a contar mediante qué oscuros métodos podríamos entrar a ver el concierto, ya que para eso son oscuros. Escribiré la crónica entre la próxima semana y el año que viene si finalmente nos meten.
 
Y si no…baby, we were born to run…esas birras caerán igual, porque al fin y al cabo la estrella no es el que canta. 

NOFX – 17 noviembre 2007 – Sala La Riviera

Como todos los conciertos en los que he estado, éste se preveía animoso y revitalizante.
 
NOFX es un grupo californiano de los míticos, tan influyente en la escena punk como podrían serlo Sex Pistols o Rancid, pero mucho más irreverente en su actitud. De cara al público parecen unos cabrones, y no creo que sea por seguir el manual del buen punky, sino porque realmente son unos cabrones.
 
No recuerdo el orden exacto de las canciones, pero sí cuándo tocaron las principales, y fue justo en el momento en el que la gente pedía más, en el que el cuerpo te pide continuar a ese nivel de desgañitamiento durante media hora al menos, cuando como el que dice "taluego tronco, mañana seguimos" desaparecieron de escena como alma que lleva el diablo. Durante unos minutos hubo increpadas a la organización por parte de los más acérrimos fanáticos, pero quedó en eso. Los recogetambores se partían la caja de ver cómo esos pocos les ponían a parir.
 
En mi opinión la espantada pudo deberse a que estaba programada para después una fiesta house en el garito (La Riviera). Acabaron a las 23’30, 1 hora antes de abrir el local de nuevo para la fiesta, y en recoger aquello y dejarlo con el aspecto Club adecuado no se tarda poco precisamente. Solución: empezar antes. Otra gente pensaba que no tienen edad para estos trotes, pero coño, Bruce Springsteen anda por los 60 y da siempre 2 horas de concierto, mínimo.
 
Total, lo de siempre: se jode el que paga y la responsabilidad se diluye. El concierto duró unos 75 minutos, durante los cuales se alternaron canciones del punk más clásico, con reggae y los últimos temas. A todo el mundo le supo a poco, sobre todo por el hecho de que NO deleitaron nuestros incautos oídos con "Don’t call me white", quizás la canción más mítica. Ni bises ni una despedida decente.
 
Me quedo con las risas que hubo con la gente que vino conmigo, alguna de ella hacía lo menos 2 años que no la veía, y la música, no la puñetera mierda de organización ni la salida con nocturnidad de Fat Mike y sus secuaces. 
 
No hay punky peor que el que se cree estrella.
 
Otro de sus temas míticos que sí tocaron el sábado: "Linoleum"
Yo estuve en algún punto de esta marabunta
 [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=-m6YmaS8eqw&rel=1&border=0]       

Playlist del concierto (aprox):

Intro/Dinosaurs will die
Franco Un-American
Perfect Government
Seein’ Double At The Triple Rock
The Decline
Radio Radio Radio
Leave It Alone
It’s My Job To Keep Punk Rock Elite
All His Suits Are Torn
Linoleum
What Now Herb?
She’s Nubs
Leaving Jesusland
Lori Meyers
Eat The Meek
Bob
Murder The Government
The Brews
Bottles To The Ground
Whoops I OD’d
Kill All The White Men